Quiero compartir con ustedes esta DiosaSelknam que es finalista en la exposición a presentarse en el Museo de Arte Contemporáneo MAC de Santiago de Chile y en el Centro Cultural Recoleta de Buenos Aires, Argentina, concerniente al Concurso Internacional Teraike de Pintura de la Patagonia.

Esta DiosaSelknam comenzó a gestarse el verano del 2010 en un viaje a la Patagonia chilena. Fueron la imponente naturaleza y las increíbles imágenes del sacerdote y fotógrafo Martín Gusinde plasmadas en las magníficas ediciones de ¨Cuerpos Pintados¨ los que me cautivaron. Mucho se sabe y se ha visto de los hombres pintados como demonios en la Ceremonia del Hain. Ellos lucen. Y ellos mandan. Sin embargo a mí me impresionaron esas mujeres, enfundadas en sus pieles como una estatua de piedra, rígidas, con la mirada oscura, profunda y triste, como sabiendo del cruel destino que esperaba a su pueblo. Me impresionaron sus rostros adustos moldeados por el trabajo duro, mostrándonos su fortaleza ante un ambiente duro y un trato represivo. No hay sonrisa en ellas. Ellas saben de frío. Son mujeres sufrientes y luchadoras ante la adversidad y por ello, poderosas. Su rostro es el de tantas chilenas curtidas por la vida. Por eso esta mujer de mi obra está allí, solitaria, haciendo frente a todo, mirándonos con dolor y orgullo por su etnia, fuerte, aguerrida, como un ser aparecido, como un espíritu, como una Diosa Selknam.

Contexto Histórico:

Los Selknam (Onas como fueron bautizados por los colonos) fueron un pueblo originario del sur de Chile y Argentina, la llamada Patagonia o Tierra del Fuego como la bautizara Hernando de Magallanes al descubrir el Estrecho que lleva su nombre (Estrecho de Magallanes) . En un clima tremendamente frío ellos sobrevivieron con sus ritos y tradiciones mágicas como la ceremonia del Hain, donde los hombres se disfrazaban de demonios para mantener su hegemonía. Fueron exterminados con extrema dureza y crueldad a fuego y sangre por los colonos y luego murieron también por el efecto devastador de las enfermedades foráneas por los colonos e incluso algunos fueron llevados a exhibición a Europa como si fuesen animales de circo, encerrados en jaulas. Al parecer ya no quedan descendientes de esta riquísima cultura.

Prueba de Página de Venta Descartar