Esta DIOSA DE LA CAPA nació en esas horas robadas a las tantas obligaciones del día y al tiempo dedicado al acrílico y armado de bastidores. Y nació en un nuevo espacio de trabajo que acabo de implementar en mi casa que es donde trabajo. Mi taller se me hizo pequeño para tener en un mismo lugar las estaciones de acrílico y de acuarela disponibles para pintar en cualquier momento. Pero este nuevo espacio aún no lo siento completamente mío y es bastante menos íntimo. Por ello luego de echar a perder algunos pliegos de papel con unas manchas sin futuro me he dado cuenta que tengo que crear la atmósfera que lograba en el taller para este nuevo espacio para que las diosas puedan aparecer en todo su esplendor. Así que a partir de mañana voy a dedicarme a crear esa magia con sonidos y olores, además de acostumbrarme al nuevo atril que adquirí. No estaría de más hacer un pequeño ritual. Bien…entonces lo que queda ahora es honrar a esta Diosa de la Capa, que fue la primera en este nuevo lugar. Tal vez por ello aparece tan tímida y escondida.

Prueba de Página de Venta Descartar