Barrio Lastarria en Dibujos

No me cansa nunca recorrer el Barrio Lastarria. He ido tantas veces, como comensal, espectador de cine de calidad, como guía de turismo y como dibujante. Es pequeño, pero tiene un encanto y carácter que hace que sea un gusto pasear por su calle principal y por las pequeñas que lo enmarcan y agradable por lo prolífico en sombra por sus numerosos árboles añosos.

Midiendo distancias y ángulos con el lápiz…foto tomada por una turista amable y curiosa

Hace años había hecho varios dibujos de este barrio. Aprovechando que tuve que ir por unos pasajeros alojados en el Hotel Cumbres, es que comencé el primer dibujo de la temporada. Aunque no tenía croquera ni lápiz. Busqué una librería y no encontré ninguna así que decidí probar suerte en la Librería Arquitectura, en la Remodelación San Borja. Tuve suerte porque era el último dpi que abrían antes de las vacaciones. Compré una croquera de papel de acuarela, con anillo, para poder sacar las hojas si quiero. Y un rapidograph desechable 0.1. Cargada y llena de emoción volví a Lastarria. Me instalé frente al Paseo Lastarria, en plena vereda me senté, sin mi tradicional pisito portátil. Comencé a dibujar bastante tiesa. Con líneas semi continuas y de contorno. Fui armando la situación. El resultado distó de ser bueno técnica y competitivamente, pero me permitió conversar con algunas personas, recibir el refuerzo emocional que nunca está de más e irme a la casa plena, sintiendo que hice algo satisfactorio y productivo. Este fue el primer paso en una semana muy distinta a las que había tenido. Libre sin más turistas esa semana, tomé el Metro y me fui todas las mañanas restantes a dibujar. Dibujo a dibujo se fue soltando la mano y el ojo. Ya no me satisfizo llenar toda la hoja sino que quise jugar más con los espacios llenos versus los vacíos, haciendo una composición más artística. No extrañé el color. Es más, me encantó sumirme en la belleza de las sombras, achurar y achurar, línea tras línea, ángulo tras ángulo, detalle tras detalle. Ir armando como un bordado la obra, sin premura, sin finalidad más que disfrutar la belleza del ornamento, fundirse con él y plasmarlo sobre el papel. Se me acercó como siempre gente a conversar. Pero luego seguía concentrada, disfrutando el placer de dibujar. Un placer que se había escabullido por tanto tiempo.

BARRIO LASTARRIA

El Barrio Lastarria tiene declaratoria de “Zona Típica”. Su eje es la calle José Victorino Lastarria, atravesada por calles y pasajes, desde Alameda hasta Merced, donde se une al Parque Forestal. En el siglo XVI existían allí chacras de viñedos, los que fueron luego divididas en diez quintas separadas por callejones. Recién a fines del Siglo XIX se comenzó a poblar en torno a la Iglesia de la Vera Cruz. Rodeado el barrio por el recién englanado Cerro Santa Lucía, y los nuevos Parque Forestal y Palacio Nacional de Bellas Artes, atrajo entonces a grandes personajes de nuestra historia como como doña Victoria Subercaseaux (prima y esposa del intendente Benjamín Vicuña Mackenna), el presidente Pedro Aguirre Cerda, el escritor y pensador liberal José Victorino Lastarria, el arquitecto y pintor Nemesio Antúnez, el pintor Camilo Mori, el novelista Luis Orrego Luco, el arquitecto Luciano Kulczewski, quien además de vivir allí, proyectó casas junto a los otros renombrados arquitectos de la época: Duhart, Bolton, Larraín Bravo, Cruz Montt, Prieto Casanova y Ried. 


LIGURIA LASTARRIA
Esta casona con categoría de Inmueble de Conservación Histórica está en esquina de Merced con Lastarria: Su estilo neobarroco es obra del arquitecto Alberto Cruz Montt y data de principios del siglo XX. Originalmente fue diseñada como casa para la familia Valdés Freire, pero fue conocida por albergar al Instituto Chileno Francés de Cultura. Abandonada por años, fueron los hermanos Cicalli, dueños de los Liguria, quienes la restauraron, recuperando íntegramente su fachada y conservando lo original de Montt en su interior, además de lograr ambientes dramáticamente bellos.

CASA COLL Y PI
En la esquina sur de José Victoriano Lastarria con Villavicencio se encuentra esta casa, llamada la Casa Coll y Pi (o “De Coll y Pi”). Fue la casa del escultor y pintor barcelonés Antonio Coll y Pi quien fue profesor de arte aplicado en Chile y entre sus obras destacadas en Santiago se cuentan el frontis del Museo de bellas Artes, las cariátides del Palacio de Tribunales, el Pórtico Ornamental de la Estación Mapocho, los monumentos a Alonso de Ercilla y a los Bomberos. Esta casa fue conocida como el “Cafe el biografo” o la “República izquierdista”, pues fue allí donde políticos, actores y escritores fraguaron el retorno a la democracia hasta la recordada celebración del triunfo del NO en el plebiscito.

CINE EL BIOGRAFO
Ubicado al lado de la Casa Coll y Pi, el Cine El Biógrafo fue construido en la década de los 80’s como sala de arte y ensayos, por una agrupación de directores de cine publicitario. A finales de esa década fue refaccionado por Transeuropa Chile. En la actualidad posee una imagen clara vinculada al cine de calidad, como cine de autor, independiente norteamericano y europeo.

Mostrando el dibujo terminado delante de la Casa Coll y Pi

CASA O LASTARRIA
Sin duda una de las construcciones que más destacan en Lastarria, esta hermosísima casa roja es de estilo neocolonial (homenaje “criollista” a la arquitectura colonial propia y un planteamiento diametralmente opuesto al afrancesamiento imperante en el Centenario. Fue construida el año 1912 con destino residencial por el arquitecto Ernesto Ried Silva. Debido a los desbordes del Mapocho sus fundamentos son de piedra. El tercer piso es una galería desde donde se ve el Cerro Santa Lucía y el barrio. Fue hogar de destacados de la cultura como Luis Orrego Luco, el naturalista Philippi y el arquitecto Emil Jecquier.  Álvaro Flaño (quien ya había recuperado una de las Casas Subercaseaux frente al Teatro Municipal fue quien emprendió su restauración.

Mostrando el dibujo terminado con la Casa O detrás.

PASEO LASTARRIA
Bastante nuevo en comparación a las construcciones vecinas es este espacio abierto al público con restaurantes. Las terrazas despliegan mesas y quitasoles y los garrones esperan atentos a sus comensales. Su atractivo atrae a numerosos turistas y locales que buscan hacer una pausa en medio de la ciudad.

Deja un comentario

Seleccione su Moneda
CLP Peso Chileno
es_ESEspañol
en_GBEnglish (UK) de_DEDeutsch es_ESEspañol